El papel de la fusión ALK-EML4 en el cáncer de pulmón

En la última década, se han obtenido avances significativos en la identificación de biomarcadores en el campo de la oncología, los cuales han contribuido al entendimiento de los mecanismos moleculares y celulares que conducen al origen, mantenimiento y progresión tumoral.

En la práctica clínica, los biomarcadores son utilizados con el fin de aplicar una terapia personalizada principalmente en 4 tipos de cáncer: colon, mama, pulmón, y melanoma. Un ejemplo de ello es el uso de inhibidores de la cinasa de linfoma anaplásico (ALK) en el tratamiento contra el cáncer de pulmón con la fusión ALK-EML4[1].

Desde el 2014, el cáncer pulmonar ha permanecido como la primera causa de muerte por tumores malignos en México, con 8,600 casos nuevos, y la misma cantidad de muertes [2]. El 75% de los casos reportados fueron por cáncer de pulmón de células no pequeñas (NSCLC, por sus siglas en inglés) [3].

El desarrollo de cáncer pulmonar ha sido atribuido a mutaciones dadas en aproximadamente 10 genes,actualmente relacionados con el 50% de los casos reportados de NSCLC. Entre ellos, los más representativos son KRAS, EGFR y ALK [3].

El gen ALK se ubica en 2p23 y codifica para un receptor (ALK) con actividad cinasa. El receptor ALK activa los procesos de señalización de las rutas Raf/MEK/ERK, PI3K/AKT y Jak/STAT, involucradas en los mecanismos de proliferación, crecimiento y diferenciación celular [4]. Particularmente, la señalización a través de ALK se ha observado en la maduración de células nerviosas y en los linfomas anaplásicos que le dan su nombre [5].

En el 5% de los casos de NSCLC, las células tumorales presentan reordenamientos de ALK que causan la activación constitutiva de las rutas de señalización mencionadas. Esta activación es la causa de resistencia a la apoptosis y un incremento en la proliferación celular, lo que posteriormente puede derivar en inmortalización y metástasis [6].

Alteraciones de ALK.

Los reordenamientos de ALK consisten en su fusión con otros genes, a través de translocaciones cromosómicas, lo que promueve la expresión constitutiva de variantes quiméricas del receptor y la actividad oncog